La Buena Economía De Bolivia Depende De Las PYMES

En Bolivia es reconocida la importancia de las micros y pequeñas empresas en la economía nacional, no sólo por el elevado número de que existe, sino, fundamentalmente, por su contribución a la generación de empleo y a otros aspectos socioeconómicos, como, por ejemplo: su aporte al PIB, a la mejora de la distribución del ingreso y al ahorro familiar.

 La mayoría son informales, sin embargo, una característica trascendental y propia de este tipo de empresas es su dinámica variable en el tiempo, dado que inician y cierran actividades en periodos cortos. En cambio, aquellas que permanecen cambian de actividad económica o, frecuentemente, se trasladan a otro sitio. Además, la informalidad de sus operaciones las sitúa como altamente vulnerables, lo que dificulta, al menos, su identificación e investigación. Es así que la mayoría de las micros y pequeñas empresas del país son informales y, por lo tanto, el aumento de la formalización y la productividad se constituye en un reto para promover su inclusión en el crecimiento económico. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la alta tasa de informalidad se atribuye a muchos factores, entre ellos:

La carga normativa, la debilidad de las instituciones públicas y la insuficiente percepción de los beneficios de ser formal. Estos son algunos de los elementos que limitan la productividad y el crecimiento de este tipo de empresas.

No obstante, existen muchas causas que contribuyen a la informalidad, uno de ellos es el proceso de migración, ocasionado por el incremento de la urbanización, la disminución del empleo público.

Por otro lado, está la demanda interna. Bolivia es un país con una población económicamente activa muy pequeña, que presenta altas tasas de desempleo abierto, subempleo y condiciones laborales que denotan una precarización del trabajo. Además, el nivel de pobreza de la mayoría de la población hace que la demanda real y potencial sea de bajo poder adquisitivo, orientada por precios bajos y de un nivel muy poco exigente en términos de calidad de los productos y servicios.

Sin embargo, se percibe que la informalidad daría oportunidades de trabajo flexibles a las personas, evitando las restricciones que podrían encontrar en el mercado de trabajo formal. En este sentido, el sector informal ofrece la posibilidad de tener un ingreso y ser independiente. Además, un informe de CEPAL señala que en Bolivia se cumple el precepto general de que la productividad está relacionada con el tamaño de la empresa: habitualmente, las grandes son más productivas que las pequeñas, aunque éstas últimas generan más empleos. Productivo y Economía Plural, en el país, la mayor parte de la ocupación empresarial está concentrada en las microempresas y una menor proporción en las empresas grandes, pero éstas, sin embargo, exhiben una productividad laboral 25 veces mayor que la de las micro.

Si deseas consultar sobre más noticias bolivianas o la actualidad económica en Bolivia, no dudes en navegar por la web y buscar sitios relacionados con estas temáticas, te sorprenderá la cantidad de información que podrás encontrar.

¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *