Las películas Clásicas o de culto nunca pasan de Moda

Cuando escuchamos la palabra culto, de inmediato lo asociamos a alguna secta religiosa, llena de fanáticos, sin embargo en el caso de las películas significa otra cosa totalmente diferente.

Las Películas clásicas y de culto son denominadas de esta manera, ya que son películas que han logrado alcanzar cierto culto popular entre los cinéfilos, bien sea porque son historias novedosas o trascienden en su época y son reconocidas así aun con el paso del tiempo.

Este género de películas suelen romper con los estándares de cultura masiva, con alguno de sus aspectos, bien sea lo estético, la producción o el tema de la película en sí.

Algunas veces se tocan temas que son tabú en algunas culturas o religiones, temas de drogas, sexualidad o la política, esto hace que la película marque una diferencia y el filme resultante cree un impacto.

Inicialmente estas películas se consideraron una forma de expresar la contra cultura, sin embargo ya en los años setenta, se comenzaron a reconocer como parte de la historia del cine, reconociendo su valor y lo innovadoras que eran.

Con el paso de los años han logrado obtener la aceptación del público en general.

Algunas Películas de Culto que debes Ver

Las películas de culto abarcan todo tipo de géneros, épocas y estilos, así como las críticas tanto positivas, como negativas del público en general; las películas de culto siempre tienen una temática controversial y suelen ser algo extravagantes.

A continuación te daremos una lista de las películas de culto que no debes dejar de ver:

  1. La Parada de los Monstruos, del año 1923, aun pese a su fracaso en su año de estreno, obtuvo luego un gran éxito y hoy día es considerada una obra maestra del cine, esta película fue prohibida en el Reino Unido por treinta años.
  2. Maniac, del año 1934; dirigida por Dwain Esper, considerado el padre de la explotación moderna y director de otros filmes de culto como, Marihuana; la película Maniac fue inspirada en algunos de los cuentos de Edgar Allan Poe.
  3. Punto límite: Cero, del año 1971; basada en una noticia real de una persecución automovilística, Guillermo Cabrera Infante se inspiró en esta historia que logró poner a la policía en jaque por muchas horas, un ex policía drogado tiene que conducir desde Denver a San Francisco con la policía detrás siguiéndole los pasos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *