CONDUCIR BAJO LOS EFECTOS DEL CALOR

La temperatura atmosférica puede ser un factor clave en nuestras salidas por carretera. Tanto en invierno como en verano, el clima nos condiciona de manera bárbara sobre cómo y cuándo realizar el viaje. En caso de lluvia, la precaución frente al volante será mayor que la habitual; en caso de altas temperaturas, esa precaución también será más elevada.

Igual que frente a vendaval o lluvia torrencial, uno evita la conducción (siempre que sea posible), cuando el termómetro está al rojo vivo también somos reacios a coger el coche. Por ejemplo, durante el verano, el español prefiere madrugar y salir a primera hora de la mañana (incluso de noche en ocasiones) que las horas posteriores al mediodía.

La razón de esta elección es obvia: evitar sudores excesivos, caer en el sueño y el sopor y prever el daño que el sol puede hacer en tu piel. Quizás no habías caído en ello, pero después de varias horas en el coche, la incidencia que en tu piel han tenido los rayos del sol te sorprendería.

CONSEJOS PARA EL VIAJE BAJO LOS RAYOS DE SOL

Para empezar, la hidratación es fundamental. Es aconsejable que uno beba dos litros de agua al día para que el cuerpo no tenga problemas con la hidratación. En este tipo de viajes en los que uno suda tanto, razón de más para viajar siempre con una botella a mano. Cuando la sed llame a tu puerta, realiza un parada técnica y dedícale tiempo a hidratar tu cuerpo.

La protección también es muy importante, más aún si viajamos con niños en el coche. En caso de que sean bebés, aún más. Antes de salir de casa, protégete con crema solar con un factor elevado para evitar quemaduras incómodas. Quizás al principio te resulte un engorro (sobre todo en la cara), pero al terminar el viaje comprobarás que fue todo un acierto.

Además, también es muy importante que protejas a tu coche antes y después del viaje. Quizás crees que con encender el aire acondicionado durante el trayecto ya está todo hecho. Error. Si tu coche vive en exterior, protégele con un parasol y así no lo encontrarás como un horno cuando vuelvas a utilizarlo. Si aún tienes dudas, elige un parasol de coche aquí. También es conveniente que te hagas con una funda para salvaguardar todo el volumen del vehículo. Conductor precavido, vale por dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *